El robot excavador del MIT utiliza válvulas de contracción para inducir un efecto de arena movediza en el suelo circundante, lo que permite que el robot excave.

Beneficios

  • Uso reducido de energía
  • Autónomo

Aplicaciones

  • Exploración subterránea
  • Sistemas de seguridad y defensa
  • construcción marina

Objetivos de desarrollo sostenible de la ONU abordados

  • Objetivo 9: Innovación e infraestructura de la industria

El Desafío

Los robots requieren energía para funcionar, a menudo en forma de batería. Los robots autónomos deben llevar consigo la batería. Desafortunadamente, las baterías tienden a ser grandes y pesadas, lo que interfiere con el desempeño del robot. Además, moverse a través de sólidos como el suelo consume más energía que moverse en el aire.

Detalles de la innovación

El robot excavador, también llamado "RoboClam", está construido con dos mitades conectadas por una varilla. La varilla mueve las mitades hacia arriba y hacia abajo, juntas y separadas. Las contracciones y expansiones liberan líquido rápidamente alrededor del robot provocando un efecto de arena movediza llamado licuefacción en la arena circundante. Cuando la arena se licua, el robot puede impulsarse hacia abajo.

Historia de biomimética

Las almejas navajas son conocidas por su capacidad para enterrarse en el fondo del océano, incluso con sus estructuras rígidas de caparazón. Para hacer esto, la almeja se expande y contrae sus válvulas, liberando líquido y fluidificando la arena circundante, lo que permite que la navaja se hunda.