Las lipoproteínas liberadas por las bacterias en la piel de las ranas protegen a las ranas de las enfermedades fúngicas.

Las ranas viven en ambientes húmedos como los bosques tropicales. Debido a la alta humedad, hay mucha agua en el aire y esto ayuda a que los hongos crezcan más fácilmente. Los hongos pueden infectar a las ranas y causar infecciones, de forma similar a como los humanos pueden contraer infecciones fúngicas como el 'pie de atleta'. Algunas especies de ranas están en declive o se han extinguido como resultado de infecciones fúngicas. Sin embargo, ciertas especies de ranas han desarrollado una defensa contra estos hongos. Las bacterias que viven en la piel de las ranas de la familia de los anuros en Panamá liberan compuestos que protegen a las ranas de los hongos. Un compuesto específico, la viscosina, puede detener el crecimiento de hongos.

La viscosina pertenece a una clase de compuestos llamados lipopéptidos. Los lipopéptidos son compuestos elaborados por diferentes tipos de bacterias que pueden matar a otras bacterias creando agujeros en su membrana celular. La membrana celular protege a la célula del ambiente exterior y solo permite el paso de ciertas moléculas. Por ejemplo, la membrana mantiene el flujo de iones de potasio dentro y fuera de la célula y debe controlarse muy estrictamente. Si se crea un agujero en la membrana, la célula puede perder o ganar más iones del entorno, lo que provoca un desequilibrio. Como resultado, las células morirán.

Los científicos han demostrado recientemente que la viscosina también puede inhibir las infecciones fúngicas. Una diferencia importante entre las bacterias y los hongos es su pared celular. Las bacterias gramnegativas son un tipo de bacteria que constituye la mayoría de las infecciones. Tienen una membrana externa y una membrana interna. Por el contrario, una célula de hongo tiene una pared exterior formada por proteínas de azúcar y quitina, y una membrana interior. La quitina es un material fuerte que protege las células de los hongos y es mucho más fuerte en comparación con la membrana bacteriana. Los científicos creen que la viscosina funciona al descomponer la quitina para interrumpir la función de las células fúngicas, de forma similar a las bacterias. Esto no se ha estudiado antes y puede conducir a una nueva comprensión de cómo los diferentes compuestos matan las células de los hongos.

Los investigadores han estado trabajando para descubrir nuevos medicamentos antimicóticos porque ciertos tipos de hongos no se pueden eliminar con los medicamentos actuales. El descubrimiento de nuevos compuestos, como la viscosina, puede ayudarnos en nuestra lucha contra las enfermedades fúngicas.

Última actualización 1 de julio de 2020