Los compuestos volátiles que se encuentran en el orégano destruyen los hongos al romper sus membranas celulares.

Introducción

Si alguna vez abrió su refrigerador y descubrió que sus productos frescos se han convertido en un desastre blando y mohoso, entonces está familiarizado con el poder destructivo de los hongos. Sin algún tipo de protección contra tales microorganismos, miles de toneladas de frutas y verduras se estropearían y se desperdiciarían incluso antes de que llegaran a nuestras tiendas de comestibles. El orégano se ha convertido en una fuente de potentes moléculas protectoras de las plantas, que produce aceites y vapores que previenen la infección por hongos y el deterioro de los alimentos.

Picture of the chemical structure of thymol, one of the active VOCs in oregano
Imagen: NEUROtiker para Wikipedia / Dominio público - Sin restricciones

Estructura química del timol, uno de los COV activos en el orégano

Picture of the oregano plant
Imagen: Hans Linde de Pixabay / Dominio público - Sin restricciones

El orégano es una planta con flores de la familia de la menta.

La estrategia

Resulta que el orégano y otras plantas (eucalipto, romero, tomillo) tienen mecanismos de defensa incorporados para combatir los ataques de hongos. Estos suelen estar en forma de moléculas mensajeras presentes en los fluidos de la planta que se evaporan fácilmente en el aire circundante. Si una planta es atacada por un hongo, liberará estos “compuestos orgánicos volátiles” para alertar a las plantas circundantes; la recepción de los COV iniciará entonces las respuestas de defensa natural de las plantas circundantes.

Los COV roban electrones de las moléculas de lípidos que forman la membrana celular fúngica, lo que hace que las membranas se rompan.

El mecanismo de defensa tiene que ver con cómo estos COV interactúan con las membranas celulares de los hongos. Se ha demostrado que el timol y el carvacrol, ambos presentes en el orégano, roban electrones de las moléculas de lípidos que forman la membrana celular, lo que hace que las membranas se rompan. Cuando se aplicó a las vides, los aceites esenciales de orégano redujeron el desarrollo de hongos en un 95 %. El orégano también ha demostrado su eficacia para proteger las plantas de maíz, papaya, pepino, calabaza, mango y tomate.

Las posibilidades

Existe un gran interés en el uso comercial de los COV del orégano para la conservación de alimentos. En décadas anteriores, se han utilizado fungicidas sintéticos para evitar el deterioro de los alimentos. Sin embargo, estos compuestos sintéticos no se degradan fácilmente en el suelo y las aguas subterráneas y pueden ser tóxicos para una amplia gama de organismos. Además, los hongos pueden desarrollar resistencia a los fungicidas sintéticos, lo que requiere que se apliquen aún más productos químicos para que sean efectivos, lo que a su vez empeora los impactos ambientales. Los aceites esenciales extraídos de las plantas, por otro lado, son mucho menos dañinos, ya que no permanecen en el suelo o el agua por mucho tiempo, y se necesitan cantidades muy bajas para que sean efectivos.

Varias empresas ahora están trabajando en la integración de COV de origen vegetal en los envases de alimentos, como alternativa a los conservantes artificiales. Tal innovación podría transformar radicalmente nuestro sistema alimentario, haciéndolo menos derrochador y menos dañino tanto para los humanos como para el medio ambiente.

Estrategias relacionadas

Última actualización 16 de septiembre de 2020