Las microburbujas liberadas bajo el agua del plumaje del pingüino emperador reducen la resistencia al crear una capa de lubricación alrededor de su cuerpo.

El pingüino emperador tiene una estrategia única para salir del océano, una que le permite lanzarse desde el agua y aterrizar a uno o dos metros de distancia en una repisa helada. El pingüino puede "torpedear" de esa manera porque la lubricación del aire aumenta su velocidad de natación antes de saltar del agua.

Antes de salir del agua, el pingüino nada en la superficie, donde se cree que carga su densa capa de plumas con aire a través del acicalamiento. Luego, el ave se sumerge a una profundidad de 15 a 20 metros. Durante esta inmersión o en el fondo, presiona sus plumas, creando así menos espacio para almacenar el aire y liberando microburbujas. A lo largo de su ascensión, el pingüino libera estas burbujas de forma controlada, creando una capa de microburbujas sobre la mayor parte de la superficie de su cuerpo. Esta capa de lubricación reduce la resistencia, lo que permite que el pingüino nade más rápido y supere la gravedad para poder lanzarse con éxito desde el agua.

Este resumen fue aportado por Ashley Meyers

miniatura de vídeo

Mira este video de National Geographic para ver la estrategia del pingüino en acción.

Última actualización 13 de octubre de 2016