Las larvas de las hormigas león capturan presas construyendo pozos de arena con la pendiente más pronunciada posible.

“De hecho, el uso biológico de materiales complejos trasciende el mundo normal de la viscoelasticidad y las transiciones sólido-líquido dependientes del corte. Un tipo de rendimiento totalmente diferente subyace a la operación de la fosa de una hormiga león larvaria. Una pila suelta de partículas sólidas formará una pendiente no más pronunciada que un "ángulo de reposo", un fenómeno de gran interés tanto para los ingenieros de carreteras como para los diseñadores de piezas automáticas para equipos de alimentación y embalaje. Lucas (1982) muestra que la hormiga león mantiene cuidadosamente la mayor pendiente posible. La adición de una hormiga errante precipita una avalancha en miniatura, con un conjunto de mandíbulas grandes y eficientes apenas enterradas en el fondo del pozo”. (Vogel 2003: 363-364)

Mirar video

Última actualización 18 de agosto de 2016