El sistema inmunológico de las abejas depende más de la diversidad de proteínas que de la cantidad.

Introducción

Se requiere una dieta completa para obtener los nutrientes que nuestros cuerpos necesitan para funcionar; esto es tan cierto para los humanos como para cualquier otro ser vivo. En este caso, echemos un vistazo más de cerca a la dieta de la abeja (Apis mellifera). Los experimentos y las observaciones han revelado cuán cuidadosamente se mantiene el sistema inmunológico de la abeja a través de la dieta: la falta de diversos fuentes reduce la capacidad de su sistema inmunológico para funcionar y aumenta la susceptibilidad de la abeja a las enfermedades.

La estrategia

El mantenimiento del sistema inmunológico requiere mucha energía y recursos, incluido un suministro constante de proteínas del polen. Una sola fuente de proteína no es suficiente para satisfacer las necesidades dietéticas de la abeja, por lo que es ideal un hábitat que ofrezca fuentes de polen de una variedad de plantas. Es probable que una colonia de abejas superada por una enfermedad no tenga acceso a los recursos alimentarios que necesita para mantener la función inmunológica, lo que puede indicar que las abejas viven en un ecosistema degradado.

El impacto de una dieta diversa en la inmunidad de la abeja melífera se puede medir a través de su concentración de células sanguíneas, contenido de grasa corporal, actividad de fenoloxidasa y actividad oxidasa (GOX).

Las primeras tres medidas se relacionan con la función inmunológica de los individuos. La concentración de células sanguíneas y la actividad de fenoloxidasa miden la capacidad de una abeja para identificar, atrapar y eliminar parásitos. Los cuerpos grasos son donde los antimicrobianos s están hechos.

La cuarta medida se relaciona con la colonia como un todo. GOX permite esterilizar una colonia mediante la producción de peróxido de hidrógeno, que tiene propiedades antisépticas. Estos productos antisépticos se secretan en la miel y otros alimentos para las larvas.

Experimentalmente, se ha demostrado que aumentar la cantidad de proteína en la dieta de una abeja no mejoró significativamente su inmunidad, pero sí lo hizo aumentar la diversidad de la dieta de la abeja.

Honey bee (Apis mellifera) with pollen basket on hind leg
Imagen: Ivar Leidus / Wikimedia Commons / CC BY SA - Reconocimiento de Creative Commons + ShareAlike

Miel de abeja (Apis mellifera) sobre un trébol de olor blanco (Melilotus albus) con polen recogido adherido a su pata trasera

Las posibilidades

La disminución de las abejas melíferas se ha atribuido a muchas causas diferentes, incluida la susceptibilidad a las enfermedades debido a un sistema inmunológico debilitado. La comprensión de que la diversidad de fuentes de alimentos es importante para la inmunidad individual y de la colonia puede conducir a nuevos tratamientos y estilos de manejo para mejorar la salud de las abejas en todas partes.

Además, la química específica de la salud de las abejas podría inspirar nuevas terapias para abejas, otros invertebrados y otros animales también.

Finalmente, un examen más detallado de la interacción entre las funciones inmunitarias individuales y de la colonia podría conducir a conocimientos para una mejor gestión de la salud de otras comunidades, incluidas las humanas.

 

Última actualización el 1 de enero de 2022