Las hojas del árbol punzante australiano y otras plantas se protegen de la herbivoría con pelos punzantes venenosos.

“Hay aguijones aún más feroces en otras partes del mundo. Australia tropical tiene tres especies diferentes. Algunos son arbustos bajos. Uno es un árbol que puede crecer hasta quince metros de altura. Un viajero que no reconozca las hojas grandes y características en forma de corazón y las pase rozando es probable que sufra una picadura tan grave que tenga que ser llevado al hospital. El veneno, como el de la ortiga, contiene histamina pero también otros venenos aún no identificados que provocan un dolor intenso que puede durar semanas. No hay antídoto conocido”. (Attenborough 1995: 65-66)

Última actualización 18 de agosto de 2016