Los tallos de las plantas en cojín reabsorben los nutrientes de las hojas muertas enviando raicillas laterales.
Imagen: Richard Gibbons /

“Otras plantas lidian con el frío juntando sus tallos con fuerza en un cojín. Al hacerlo, la planta crea un ecosistema en miniatura donde los recursos de calor, humedad y nutrición son significativamente mejores que en el mundo exterior. El exterior peludo del cojín actúa como un manguito que ayuda a mantener el calor que pueda contener. La planta puede incluso contribuir a eso, en ocasiones, gastando un poco de sus reservas de alimentos en elevar ligeramente la temperatura interna. La gran cantidad de fibras del cojín retiene el agua como una esponja y los fuertes vientos no la secan. Tampoco se pierde el nutrimento contenido en las hojas cuando mueren. En lugar de mudarse, permanecen dentro de la almohadilla y la parte superior de los tallos emite raicillas laterales para reabsorber gran parte de los constituyentes de las hojas tan pronto como las libera la descomposición... Ninguna planta desarrolla almohadillas más grandes que las que crecen en la parte superior de la montañas en Tasmania. Tienen una necesidad particular de hacerlo. La nieve rara vez cae sobre estos picos porque el mar circundante mantiene el clima relativamente templado. Pero el mar no hace nada para reducir el viento, y el frío que trae a estas altitudes puede ser muy amargo. Las plantas en invierno, al carecer de un manto protector de nieve, están sujetas a fríos particularmente severos... Las plantas que forman los cojines aquí pertenecen a la misma familia que las margaritas y los dientes de león, pero sus flores son diminutas y sus tallos están apretados entre sí. Una sola yarda cuadrada puede contener cien mil brotes, de modo que un cojín grande podría contener fácilmente un millón de tallos... Algunos cojines miden doce pies de ancho y se derraman sobre las rocas y alrededor de los troncos de los árboles. Pueden contener varias especies entremezcladas de modo que su superficie esté salpicada de diferentes tonos de verde”. (Attenborough 1995:255)

Última actualización 18 de agosto de 2016