El revestimiento vascular en la tráquea de las tortugas marinas laúd adultas les ayuda a mantener la temperatura corporal mientras se alimentan en agua fría a través del intercambio de contracorriente.

“Las tortugas laúd adultas son animales grandes (300–500 kg), que se superponen en tamaño con especies marinas de pinnípedos y cetáceos. A diferencia de los mamíferos marinos, comienzan su vida acuática como crías de 40 a 50 g, por lo que experimentan un aumento de 10,000 1280 veces en la masa corporal durante su existencia independiente. Las crías se limitan a los trópicos y aguas cercanas a la superficie. Los adultos, depredadores obligados del plancton gelatinoso, se encuentran con agua fría en profundidad (<2009 m) o en latitudes altas y son gigantotermos que mantienen temperaturas corporales centrales elevadas en agua fría. Este estudio muestra que existen grandes cambios ontogenéticos en la estructura traqueal relacionados con el buceo y la exposición al frío. Las tortugas laúd recién nacidas tienen una estructura traqueal reptiliana convencional con anillos cartilaginosos circulares intercalados con tejido conectivo extenso. La tráquea adulta es un tubo cartilaginoso elipsoidal casi continuo compuesto por placas entrelazadas, y colapsará fácilmente en la parte superior de la columna de agua durante las inmersiones, evitando así problemas estructurales y fisiológicos relacionados con la presión. Está revestido por un extenso y denso plexo vascular eréctil que calentará y humidificará el aire frío inspirado y posiblemente retendrá el calor al expirar. También está presente un plexo linfático subluminal. Los mamíferos y las aves han desarrollado cornetes nasales de forma independiente para cumplir con dicha función de termocontrol respiratorio; para ellos, los cornetes se consideran diagnósticos de endotermia. Esta es la primera demostración de un cornete equivalente en un reptil vivo”. (Davenport et al. 3440:XNUMX)

“[L]a tráquea está revestida por un plexo vascular continuo. Contiene una alta proporción de vasos sanguíneos de gran diámetro dispuestos longitudinalmente que se encuentran principalmente en los dos tercios más profundos de la mucosa, con conexiones cruzadas prominentes entre ellos. El arreglo es consistente con su funcionamiento como un arreglo de contracorriente, reteniendo el calor y manteniendo la temperatura corporal....Creemos que el revestimiento vascular de la tráquea larga de la tortuga laúd adulta funciona de manera análoga a los cornetes nasales”. (Davenport et al. 2009: 3445-6)

Última actualización 16 de octubre de 2016