El señuelo pegajoso de la araña boleadoras atrae presas gracias a una capa que huele a la feromona sexual femenina de ciertas polillas.

“Llamada así por su talento para producir un señuelo grande, pegajoso y en forma de bola que gira alrededor del extremo de una cuerda de seda, sostenido por una de sus ocho patas, la astuta araña boleadoras cubre el objeto con una secreción especial que huele como la feromona sexual femenina de ciertas polillas, atrayendo así a los machos de estas especies. Cuando la araña detecta el aleteo de sus alas cerca, comienza a hacer girar su señuelo perfumado en el aire. Irresistiblemente atraídas por el engañoso olor, las polillas macho se acercan. Cuando están lo suficientemente cerca, la araña los golpea hábilmente con el señuelo, atrapándolos en su superficie pegajosa. Cuando está satisfecha con su captura de hasta ocho polillas en una noche, la araña tira del señuelo y envuelve cada polilla en seda para comérselas más tarde”. (Shuker 2001: 30)

Última actualización 18 de agosto de 2016